Cumplir años durante una pandemia

Reflexiones
Sociedad

Por Estefanía Cervantes

Ese 27 de junio celebré mi cumpleaños con amigos de la universidad y de la infancia. Fue algo fuera de lo común porque entre ellos existía una diferencia de casi 8 años, y lo notaba. Debo admitirlo, me sentía entre dos mundos completamente alejados y no sabía a cuál de los dos pertenecía. Pero me sentí muy feliz por ver a muchas de las personas que amo juntas en un solo lugar, cantando y bailando (secreto: no sé cuántos tintos de verano me regalaron ese día, pero no dejaban de hacerlo). Después, pasé tiempo con mi familia y acabé el día sintiéndome llena de amor (y regalos).

Hoy, un año después, siento nostalgia por aquel día. El festejo no podrá ser igual. La pandemia y la responsabilidad me obligan a permanecer en casa, alejada de mis amigos y familia. Me rompe un poco el corazón porque la celebración esta vez es doble (¡el lanzamiento de este sitio donde nos lees!) y no puedo “echar la casa por la ventana”. Ahora me siento muy relacionada con los memes sobre los que cumplen años durante los meses que ha durado este encierro (gracias, Miguel, por compartirme algunos de tu gran biblioteca). Pero pasados unos minutos después de la medianoche de este 27 de junio, mi mamá y hermana han venido a felicitarme y a cantarme las mañanitas, una tradición en casa desde que tengo memoria, y me siento mucho mejor.

Mientras estoy escribiendo, pienso en las sorpresas que podrían traer estos 27 años para mí (¡no más encierro, por favor!), y en todos los deseos que hacemos cuando soplamos las velas del pastel, ese momento donde sentimos que todo puede ser posible. Claro, me pone triste pensar en celebrar mi cumpleaños alejada de mis amistades y familiares, esas personas que no veo desde lo que pareciera una eternidad, quienes alegran mis días, me llenan de juventud y le dan calor a mi corazón con nada más entablar una charla. Pero sé que a pesar de la gran distancia, estamos cerca, estamos juntos, y eso me da esperanzas. Quizá hoy me envíen muchos abrazos virtuales, pero sé que un día esos abrazos serán reales. Espero que sea así para quienes, como yo, cumplimos un año más de vida en medio de una pandemia.

Estefanía Cervantes

Comunicóloga en proceso por la UNAM. Está decidida a ser periodista. Le interesa desarrollarse en temas de seguridad y derechos humanos. Ama la investigación, la fotografía, mirar las estrellas y el buen vino. Su sueño más loco es convertirse en documentalista. Siempre lleva un libro en la bolsa. Adora que sus amigos le pidan recomendaciones de cine y música. Tiene un gato llamado Magnus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s