Ibeyi: expresión de resistencia y sincretismo musical

Cultura
Música

Por Sara Alfie

La música como un espacio de reconocimiento humano. Como una posibilidad de habitar desde la creatividad. Una oportunidad para enunciarse con fortaleza. La trascendencia de las composiciones desde su configuración de resistencia frente al panorama hostil. Estos son algunos de los estandartes del dúo musical Ibeyi, compuesto por las gemelas Lisa-Kaindé y Naomi Díaz.

Aunque nacieron en Francia en 1994, las hermanas Díaz llevan consigo la huella de diferentes regiones. Por sus venas corre la esencia Yoruba, un pueblo de África occidental ubicado en el actual territorio de Nigeria. Sus ancestros, quienes fueron llevados a Cuba durante los siglos de conquista y colonización, les heredaron esta cultura. Como homenaje a sus raíces, ambas decidieron nombrarse Ibeyi, que en el idioma yoruba significa “gemelas”.

Ibeyi en Rock in Rio 2019. Fotografía tomada de @naomidiazibeyi en Instagram

Por ser hijas de la cantante franco-venezolana Maya Dagnino y el percusionista cubano Miguel “Angá” Díaz —ex integrante del Buena Vista Social Club—, crecieron con la fusión artística de distintas culturas. Sus canciones ponen de manifiesto el conjunto de horizontes en donde han crecido, a través de una mezcla lingüística entre francés, español e inglés. Asimismo, aun cuando no son hablantes del yoruba, recuperan sus orígenes africanos y caribeños a través de los cantos tradicionales.

Aunque su carrera musical comenzó desde que eran niñas, tiempo después ésta tendría alcance mundial. A partir de que el productor de XL Recordings, Richard Russell, les propuso grabar su primer disco con el sello independiente, comenzaron una trayectoria de conciertos, festivales y desfiles de moda. En diferentes ocasiones han señalado que el gran entendimiento que tienen con el discográfico inglés, les ha permitido trabajar a partir de sus propias motivaciones, sin ningún tipo de imposición.

Su música puede considerarse un diálogo constante entre lo contemporáneo y lo tradicional. Ellas mismas la definen como una hibridación de ritmos afrocubanos, soul, pop, hip-hop y electrónica. Estos sonidos están enmarcados en sus propias personalidades, pues aun siendo hermanas, tienen un carácter completamente diferente. Lisa, quien se encarga de la parte melódica, llevando la voz principal y el piano, se muestra en sus canciones como una persona serena, que por momentos remata con notas firmes. Mientras que Naomi, quien hace vibrar a la gente con sus instrumentos de percusión como el cajón y los tambores batá, se presenta como una mujer que marca el ritmo de manera implacable.

Naomi y Lisa-Kaindé con Miguel “Anga” Díaz. Fotografía tomada de @ibeyiofficial en Instagram.

Todos estos elementos están inmersos en sus creaciones, pero también se encuentran los sentires de cada una, la intimidad familiar, así como sus posiciones personales y políticas. Su álbum debut de título Ibeyi lanzado en 2015, surge tras la muerte de su padre en 2006, así como la de su hermana mayor Yanira. En él, plasman su vida durante esos años complejos, sus dolores y aprendizajes. Es un disco sobrio cargado de fuerza y suavidad, que hace alusión a sus seres amados.

Este LP emerge desde el dolor, la nostalgia, la tristeza, pero particularmente los afectos. Está formado por una serie de composiciones sobre reencuentros, diálogos y confesiones, donde también incluyen las vivencias de la misma Maya. Sus letras están hechas a partir de cánticos que refieren a sus antepasados, sus tradiciones y su propia familia. Estas manifestaciones pueden apreciarse especialmente en Mama Says, Think of You, Yanira y Behind the Curtain.

No obstante, para su segundo álbum titulado Ash (2017), Ibeyi compone desde el dinamismo. Con una base minimalista, deciden expandir su estilo a través de la sensibilidad hacia el entorno desigual, con letras que nacen de la resiliencia. Las hermanas muestran sus sentimientos a partir de sus experiencias, sus inquietudes ante las disparidades y sus propios vínculos. De esta manera, las posturas políticas toman un papel relevante en sus obras.

Ejemplo de ello es la canción Deathless, en la que Lisa-Kaindé cuenta su arresto arbitrario a los 16 años, derivado del sistema racista y el abuso policial. Es un tema escrito desde la denuncia, con la intención de que todas las personas que enfrentan las opresiones raciales cotidianamente puedan sentirse identificadas, acompañadas y fuertes. En una entrevista para Kinfolk, las gemelas lo definen como “un pequeño himno de resistencia”. Esta creación resulta pertinente en un contexto de movimientos sociales antirracistas en diferentes partes del mundo, que luchan contra el panorama violento generado por las estructuras de poder.

Del mismo modo, el feminismo es otra de las potencias del dúo. En este último disco recuperan a diferentes mujeres que renacen desde el dolor, inspirándose en la manera en que crean y transforman a través de sus cicatrices. En una entrevista con Remezcla, mencionan que en el tema Transmission/Michaelion retoman del Diario de Frida Kahlo la célebre frase «Pies, para qué los quiero si tengo alas para volar», conjuntándola con la esencia de la poesía antirracista vertida en The Citizen: An American Lyric, escrita por Claudia Rankine.

Pero no solamente refieren a la entereza de estas figuras, sino también a sus motivaciones y emociones personales. Su tema Valé está dedicado a su sobrina, a partir del deseo de transmitirle —desde la religión yoruba— afectos y cuidados. Mientras que Me Voy, interpretado con Mala Rodríguez, parte del reconocimiento del dúo hacia esta cantante, por ser una mujer enérgica y sensual. Finalmente, No Man Is Big Enough for My Arms, surge del entusiasmo provocado por la misma frase de Suzanne Mallouk, en el libro Widow Basquiat, de Jennifer Clement.

Es así como Naomi y Lisa-Kaindé se asumen desde su agencia política, para sobreponerse ante aquello que no les parece justo, reflejando sus ansias de caminar contracorriente. Esta intención por mejorar el mundo desde sus creaciones musicales, va de la mano con sus emociones, aquellas que aprehenden y materializan ante las adversidades. También con su posición como mujeres, su deseo de reconocer a quienes admiran, de no olvidar a quienes aman y la mezcla cultural que las conforma.

La presentación de Ash (2017) por Ibeyi en el estudio KEXP está disponible aquí.

Sara Alfie

Poblana en Ciudad de México. Estudiante de Comunicación. Escribo sobre aquello que me toca el alma, me enciende o me hace bailar. Creo en el cambio desde los vínculos. Procuro rescatar los afectos. Mujer noctámbula, pero de sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s