Microrrelatos

Creación Literaria
Relato
Créditos de la imagen: Sasha Freemind en Unsplash

Por Nahobi GB

Corte y queda

El insomnio seguirá persiguiéndome si no aclaro esta incertidumbre mental. No le escribo a tus besos, no le escribo a tus caricias; ni a tus lágrimas que explicaban cuanto me amabas, mejor que tus palabras. Tampoco le escribo a tus mentiras, no le escribo a tus humillaciones, ni al odio que utilizas como cortina para esconder cuanto aún me amas. No le escribo a tu imagen, le escribo a la mía.

Le escribo a la chica que te solía amar, aquella a la que le pintabas sonrisas, pero también moratones en los brazos y muñecas. Le escribo a mis senos que utilizabas como escenario, mientras preparabas el guion perfecto para que mi corazón y mis piernas se abrieran para ti. Le escribo al tono morado, pigmentado por semanas en mi piel, un simple maquillaje para los espectadores. Le escribo a mis gemidos, esos que admirabas como un maravilloso musical entre las cobijas. Le escribo a todo el dinero gastado en rímel, mismo que corrías en cada una de tus actuaciones. Le escribo a mi vida, que se había vuelto una dramaturgia sexual bajo el café cruel de tus ojos. Le escribo al cóctel hormonal y a todo lo que jamás volveré a sentir; a la sumisa y a todo lo que no volveré a ser. Le escribo a este plagio barato del amor.

Se cierra el telón.
Porque esta grabación ha dejado de repetirse y de tener sentido en mi vida. Porque esta cinta se volverá polvo dentro del ropero más viejo de mi habitación.

Porque desde hace mucho mi corazón se cerró para ti y desde hoy, lo harán mis piernas…


Cuarentena

Un día más…Un día menos de mi vida.
He perdido la noción del tiempo o al menos el de este día…
Pretendo abrir mis ojos como si estuviera despertando de un sueño, o ¿es un sueño?
Encerrada entre estas cuatro paredes de mi abandono,
sustituyendo el sol por el humo alucinado de mis cigarrillos.

Sobre pienso todo. No suelo entender el mundo, soy prisionera de mi propia mente,
como ciego en medio de un eclipse buscando su paso.
El viento me trae miedo y la soledad dudas.
A veces me miro al espejo para buscarme y no me encuentro.

Recluida en esta amarga agonía, sin escape,
tan sólo me he convertido en un objeto
con el precepto de vida y un títere del tiempo.


Café

Negro y amargo como las noches sin ti,
bien cargado de desamores y problemas,
perdidos tantos desahogos en él, como su azúcar,
por cada sorbo se desvanece la melancolía que provocas.
Su nombre me condena a recordar tus ojos cada mañana,
una buena taza me cura de soñarte por las noches.
Puedo soportar esta soledad, si me acompaña mi café.


Nahobi GB

17 años. Me encanta el sosiego que causa plasmar cada palabra que brota de mi ser, mi libreta ha sido mi terapeuta todas las noches desde ese entonces. Cada línea de escritos son parte de mi y escribiré hasta que mi corazón se apague. Me proyecto como abogada penalista pues me gusta ser competitiva, amo defender mis ideas y estar frente al publico. Soy como la mayoría de la mujeres que trata de vivir sin miedo, y como la minoría de las féminas de las que alzan la voz. Me considero feminista y cada día lucho para ir contra el sistema.




Un comentario en “Microrrelatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s