Ni una más

Creación Literaria
Créditos de la imagen: NEOSiAM 2021 en Pexels

Por Engel M.O.

Caminamos entre la vida y la boca del diablo.
Llevamos sujeta la sonrisa en la mano.
Deseamos pasar desapercibidas entre los cúmulos de risas.

Vamos con paso rápido,
atentas hasta en los ruidos de una bicicleta,
con los zapatos bien domados,
por si es necesario desgastarlos.

“Vete discreta”, aconsejaba la abuela.
“Son malas las vibras que en el mundo pasean”.
Con el Jesús en la boca quedaba ansiosa.
Pobre abuela, si tan solo supiera.

Tic-tac, falta una hora para llegar al hogar;
tic-tac, tan solo tres líneas y vamos a triunfar;
tic-tac, usa tu cara seria;
tic-tac, que no se te note el temblor en las piernas.

Tic… Tac…

Nos faltaban solo 20 minutos para abrazar a mamá;
nos faltaban solo 20 minutos para la sonrisa de papá;
nos faltaban solo 20 minutos;
unos cuantos pasos y estaríamos a salvo.

La boca del diablo venció.
Nuestra sonrisa no sirvió.
Nuestras piernas trastabillaron.
El desgaste de la suela no alcanzó.
Ganó su ignorancia.
Ganó su rencor.
Perdón abuela, debimos ser más discretas,
pero solo queríamos usar esas lindas medias.
Así fue cuando se nos tapó la voz
y se nos ahogó en un adiós
dedicado a nuestros seres amados y sueños lejanos.

Amigo mío, no me chilles,
¿cómo ibas a saber que sería nuestro último chiste?
Querida vecina, abre la vista
que tu pequeña necesita ser instruida en defensas de vida.

La luz del día ya no afecta nuestros ojos;
extrañaremos el calor de tus labios rojos.
Existimos entre sombras.
Por favor, no callen nuestra historia.

Estando ahí pueden actuar,
¡Que el dolor ya no gobierne la ciudad!
Ambulante, junto a ti estamos.
Tienes ausencia en las manos.

Miles de nosotras somos
las que damos pasos temerosos,
vulnerables al acoso.
No podemos sentir que nos pertenecemos
cuando diario danzamos en la jaula del miedo.

¿Qué condena tenemos?
¿Qué les debemos?
Nos quieren calladas.
Nos quieren dejadas.

Hermosa compañera mía,
hónranos peleando por esa libertad que jamás tocamos,
hónranos hablando, propagando el cuidado.

Estas almas dejadas
en saco roto no serán olvidadas,
respetamos su recuerdo
protegiéndonos entre nosotras.

¡Que se haga cierto!
¡Que en el mundo,
ni una más, ni una menos!


Engel M.O.

Futura Química de alimentos y escritora. Sus inspiraciones son la vida, el día con día, las artes, las ciencias, cualquier forma de emoción existente que pueda atravesar en su camino. Es curiosa por naturaleza, está enamorada de cómo la vida le permite descubrirla y escribirla, amante de la vida en los laboratorios. Con un cuento publicado y participaciones en concursos de ciencia ella sigue buscando llegar más lejos con sus sueños. Le encanta escuchar a las personas y aprender de ellas, saber que está con ellos en un constante crecimiento es una de sus satisfacciones más grandes.

Un comentario en “Ni una más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s