Somos muchas y ya no tenemos miedo

Género

Por Daniela Ramírez

Las redes sociales están ardiendo. En Facebook abundan las fotos de presuntos agresores, en Twitter hashtags como “Yo te creo” o “No estás sola” son tendencia las 24 horas del día. Los últimos días se han visto palabras de aliento y de fuerza para todas aquellas que han decidido hablar y contar su historia. Para aquellas que han decidido abrir una herida tan dolorosa.

Con pruebas o sin pruebas, haya sido hace un mes o hace 10 años, no importa. Todas les creemos, todas hemos estado en ese lugar y todas tenemos una historia que contar.

Muchos pensarán que no puede ser posible que tantas tengamos una historia de abuso, de acoso o de violación. Incluso pensarán que mentimos, que nos queremos vengar de nuestras exparejas, que nadie nos quiere o que no tenemos papá. Pero la realidad es que estamos hartas de que nos agredan, que nos maten, que nos golpeen. De que nos arruinen la vida.

Ya no queremos que nos arrebaten a nuestras compañeras, a nuestras amigas, a nuestras hermanas. Ya no queremos ver cómo nuestras amigas están en relaciones violentas donde son manipuladas, humilladas, golpeadas o engañadas. Ya no queremos que los maestros piensen que somos una cara bonita y ya no queremos ver a nuestras madres sirviendo a los hombres en todos los sentidos.

Ya no queremos ver que nuestras compañeras son obligadas a abortar cuando quieren ser madres, no importa la edad, u obligadas a ser madres, cuando no era lo que querían. Eso último es un claro ejemplo de que no respetan nuestros deseos, nuestros cuerpos, ni nuestras decisiones.

Por todo esto y más es que gritamos, rompemos, quemamos y rayamos todo a nuestro paso. Simplemente queremos ser libres, ir a la escuela o al trabajo con la ropa que queremos, dejar de tener miedo de que cuando terminemos con nuestra pareja, él haga mal uso de nuestro material íntimo. Queremos salir de noche y al otro día amanecer con resaca, no violadas, ni en un barranco o desaparecidas.

Ojalá pronto se acabe esto, esta incertidumbre de que tal vez no llegué a casa o que quien vive conmigo tal vez es mi peor enemigo, que a lo mejor un día es el último día que veo a una amiga o a una compañera. Espero caigan uno a uno quienes nos han agredido, que la justicia los alcance, los encarcele y ahí se queden porque han gozado de nuestro silencio, de nuestro miedo.

Como nosotras mismas nos culpábamos, ellos han creído que han ganado, que tienen poder sobre nuestro cuerpo. Pero ya no más, porque somos muchas y ya no tenemos miedo.

Daniela Ramírez

Estudiante de Derecho en la UNAM. Decidí estudiar Derecho por una plática de feminicidios en la prepa, gracias a esto empecé a leer sobre feminismo y me cambió la vida, espero que con mi carrera pueda ayudar a algunas mujeres. Uno de mis sueños es ser abogada penalista ayudando en casos de género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s