Navidad en Cuba 60

Audiovisual
“Abrazo múltiple” Foto: Karen H. Barrón

Fotorreportaje por Karen H. Barrón

El 4 de septiembre del 2020 un grupo de mujeres organizadas tomaron las instalaciones de la  Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), como una forma de presión para el avance de las denuncias de diversas víctimas de violencia de género. 

Cada mujer proviene de lugares distintos y tiene experiencias diferentes, la vida las encaminó hasta esa casa. Ninguna comparte lazos sanguíneos pero todas forman una familia, las une una misma lucha y piensan morir por ella. 

Se enojan, se encontentan, se distancian, se abrazan, pelean, ríen. Hacen toda su vida dentro de los muros de piedra coloniales. Y como en todas las familias también festejaron juntas las fiestas decembrinas, desde el número 60 de la calle República de Cuba en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Me adentré en la casa refugio Okupa  para captar la primera Navidad, Fin de Año y Día de Reyes de las mujeres que ahora habitan el edificio. El primer día encontré mujeres encapuchadas que se cuidaban unas a otras, el día número ocho encontré mujeres que estaban resistiendo en lucha porque son incapaces de cerrar los ojos a la violencia. 

Antes de la cena 

Mañana del 24 de diciembre.- Cada mujer se despertó a diferentes horas, tardaron un rato con pijama antes de comenzar a hacer las tareas diarias. La mujer de la foto acaba de salir de su cuarto.
Mujer encapuchada limpia la parte de la casa que tiene asignada. Dos horas antes de que llegaran las donaciones de comida para la cena del 24 de diciembre. 
Dos integrantes del Bloque Negro ayudan a Erika a conseguir una cita amorosa a través de mensajes, mientras ordenan donaciones. Una de las respuestas la hace reír.
Tarde noche del 24 de diciembre.- Mientras limpiaban y escombraban la entrada de la Okupa llegó una invitada para conversar unos minutos con Erika Martínez. 

Te cuido yo, que te quiero

Mujer toma una hamburguesa en la cena de navidad. Toda la comida fue parte de donaciones que llegaron ese día. 
Cena del 31 de diciembre.- Erika Martínez y una refugiada se encargaron de servir el pavo de la cena de año nuevo. Detrás de ellas se encuentran más habitantes de la casa refugio.
Después de la cena del 31 de diciembre las habitantes de la casa refugio se levantaron de las sillas de madera y piel para bailar hasta después de la una de la madrugada.
Invitada toma un trago antes de seguir bailando. 
La pinta “¡No perdonamos ni olvidamos!” , del primer día que fue tomado el edificio, permanece gritando mientras las mujeres del Bloque Negro celebran la navidad en el salón de juntas. 
Seis de enero, Día de Reyes.- Las mujeres habitantes de la Okupa reparten juguetes que fueron donados, a niños y niñas.
Momentos antes de repartir los juguetes tuvo lugar un espectáculo de payasos. Las infancias que residen en la Okupa tuvieron la oportunidad de convivir con más niños y niñas.

Karen H. Barrón

Lectora por decisión, amante del café, navegante de las historias más descabelladas y de las más cotidianas. En mi corazón, como en mi librero, hay un espacio para el k-pop. Un día me encuentro abrazando a Oliver Twist y al siguiente luchando junto a Clary Fray y tal vez en la madrugada escribiendo una novela en Wattpad. Administro @glitter.musican, donde recomiendo música y escribo sobre libros en Artistas, no musas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s