Somos más que cifras

Género
Investigación
Créditos de la imagen: cortesía de la autora.

Por Asenet Nava

La violencia de género ha ido en aumento en los últimos cinco años a nivel nacional, a pesar de la declaración de la Alerta de Violencia de Género Contra las Mujeres (AVGM). Rocío es una mujer que fue violentada por su expareja quien noche tras noche llegaba borracho y la insultaba sin parar; además, le fue infiel en múltiples ocasiones y era tal el cinismo de aquel hombre, que paseaba a sus nuevas conquistas por toda la colonia. Mientras, despilfarraba su dinero en alcohol, sus hijas no estaban bien alimentadas. 

Rocío sólo es una de las miles de mujeres en México que ha sufrido violencia. Recuerdo que en marzo de 2020 estaba sentada con unas amigas bajo la sombra de un bello árbol en Ciudad Universitaria; hablábamos sobre las formas en las habíamos sufrido violencia en el transporte público o mientras caminábamos en la calle. Cuando nos acosaron, todas recordamos sentir lo mismo, nuestros cuerpos se invadieron de miedo, pero también de coraje. 

A lo largo del texto se enuncian dígitos realmente alarmantes sobre los niveles de violencia contra la mujer en México, lo que me lleva a retomar la idea de mi  amiga Diana, quien me dijo: “las cifras son lamentables, pero aunque fueran bajas no tendrían porque violentarnos”. 

Según el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) la alerta de violencia de género se define como “un un mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres único en el mundo, establecido en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”. Esta alerta está regida por cuatro principios: la libertad de las mujeres, la igualdad jurídica entre ambos sexos, el respeto a la dignidad humana de las mujeres y la no discriminación.

De acuerdo con dicha ley, la alerta de género es un conjunto de acciones gubernamentales que pretenden enfrentar y erradicar la violencia feminicida. Esta última es considerada la forma extrema de violencia contra las mujeres por razón de género, que es consecuencia de la violación de sus derechos humanos, en la esfera pública y privada, constituida por una serie de comportamientos misóginos, que pueden tener como efecto la impunidad social y del Estado y que en su contiguo podrían terminar en homicidio.

De acuerdo con el artículo 22 de dicha ley, la alerta de género tiene como objetivos el garantizar la seguridad de las mujeres, eliminar las desigualdades y cesar los crímenes en su contra. Para lograr esto, se implementan acciones de prevención que buscan enfrentar los distintos tipos de violencia. Además, se asignan recursos públicos que ayuden a detener la situación. 

La ley general de acceso de las mujeres a una vida libre es de suma importancia, ya que fue la que estableció con claridad los tipos de violencia hacia a la mujer; asimismo, definió en qué ámbitos o modalidad se presentaba.  Hay cinco tipos de violencia. A continuación, se enlistan: 

  • Violencia psicológica: Acto que afecta la salud mental, por ejemplo: infidelidad, amenaza, indiferencia, celotipia, insultos, rechazo, humillación, comparaciones destructivas, asilamientos, suicidio, marginación o provocar la pérdida de la autoestima.
  • Violencia física: Acto que provoca un daño a su cuerpo de forma provocada y no accidental, esto implica, tanto el uso de fuerza como de las armas que causen lesiones internas o externas.
  • Violencia económica: Acto u omisión que afecta la supervivencia económica de la mujer, es decir, cuando se intenta controlar los ingresos como forma de chantaje o en el momento que una empresa decida pagar de manera desigual por el mismo trabajo basado en su género. 
  • Violencia patrimonial:  Actos que afectan la supervivencia de la víctima, por ejemplo, la destrucción o retención de objetos, recursos económicos o bienes.
  • Violencia sexual: Acto que dañe el cuerpo y/o la sexualidad de una mujer, se expresa en abuso de poder implicando la supremacía masculina.

Modalidades / Ámbitos 

  • Violencia familiar: Es el acto de abuso del poder en donde se tiende a someter, controlar, dominar o agregar a la mujer de forma, psicológica, económica, física, verbal. El agresor tiene una relación con la víctima por consanguinidad y concubinato. 
  • Violencia laboral y docente: Se ejerce por personas que tengan un vínculo académico o de trabajo con la víctima, en donde exista un abuso de poder que dañe la autoestima, la seguridad, desarrollo y libertad de la mujer. Por ejemplo: amenazas, humillaciones, explotación, intimidación o discriminación. 

En este apartado, se define el hostigamiento sexual como el acto donde hay una relación de subordinación en ámbitos laborales o escolares mientras que el acoso sexual se cataloga como una manifestación de la violencia en la cual no hay sumisión, pero sí un ejercicio de abuso del poder. 

  • Violencia comunitaria: Consiste en los actos que transgreden o propician la discriminación o marginación de las mujeres en la esfera pública. Se presenta en estereotipos, estado de riesgo de las mujeres en una sociedad, el comportamiento social contra las mujeres y no facilitan el intercambio de información en distintas instancias cuando hay crímenes. 
  • Violencia institucional: Son actos u omisiones de los servidores públicos que discriminen u obstaculicen los derechos humanos de las mujeres u omitan investigaciones y sanciones al agresor.

Rocío actualmente está en proceso de divorcio; no obstante, cuando intentó realizar el trámite por abandono de hogar, sufrió violencia comunitaria así como institucional, debido a que se enfrentó al estereotipo que tenía su madre: ella debía soportar a su esposo a pesar de las circunstancias; además, los servidores públicos obstaculizaron los trámites ya que insistían que en el futuro retomaría la relación marital.

La alerta de género sólo se emite cuando los organismos de derechos humanos o la sociedad civil lo soliciten y exista un agravio que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres. De acuerdo con el artículo 25 de la misma ley, el gobierno federal a través de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) tiene que declarar la AVGM. Dicho mecanismo se declaró en los siguientes territorios (con un rango de fecha de 2015 a 2020): 

EstadosNúmero de municipiosFecha de declaraciónMunicipios
Estado de México1131 de julio de 2015.Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Toluca de Lerdo, Valle de Chalco, Tultitlán, Chimalhuacán, Ixtapaluca, Nezahualcóyotl, Cuautitlán Izcalli, Tlalnepantla de Baz y Naucalpan de Juárez.
Veracruz 1123 de noviembre de 2016.Poza Rica de Hidalgo, Boca del Río, Veracruz, Las Choapas, Tuxpan, Xalapa, Martínez de la Torre, Orizaba, Coatzacoalcos, Córdoba, Minatitlán 
Nuevo León 518 de noviembre de 2020. Guadalupe, Monterrey, Cadereyta Jiménez, Apodaca y Juárez. 
Morelos 810 de agosto de 2015.Cuernavaca, Puente de Ixtla, Yautepec, Jiutepec, Emiliano Zapata, Cuautla, Temixco y Xochitepec. 
Colima 520 de junio de 2017.Cuauhtémoc, Colima, Villa de Álvarez, Tecomán y Coquimatlán. 
Chiapas 718 de noviembre de 2020Villaflores, Tuxtla Gutiérrez, Comitán de Domínguez, San Cristóbal de las Casas, Tonalá, Chiapa de Corzo y Tapachula. 
Michoacán1427 de junio de 2016.La piedad, Pátzcuaro, Tacámbaro, Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Morelia, Maravatío, Uruapan, Zamora, Zitácuaro, Huétamo, Maravatío, Hidalgo y Sahuayo   
Sinaloa 531 de marzo de 2017.Navolato, Guasave, Ahome, Mazatlán y Culiacán.
Nayarit74 de agosto de 2017.Santiago Ixcuintla, Tecuala, Acaponeta, Ixtlán del Río, Bahía de Banderas, Tepic, Tecuala, así como Del Nayar. Esta última junto con La Yesca y Huajicori necesitan acciones específicas porque tienen población indígena. 
Guerrero822 de junio de 2017.Ometepec, Coyuca de catalán, Acapulco de Juárez, Tlapa de Comonfort, Ayutla de los Libres, José Azueta, Iguala de la Independencia, y Chilpancingo de los Bravo.
San Luis Potosí 621 de junio de 2017.Soledad de Graciano Sánchez, Matehuala, Ciudad Valles, Tamuín y Tamazunchale.
Quintana Roo37 de julio de 2017.Solidaridad, Cozumel y Benito Juárez. Requieren acciones específicas en Lázaro Cárdenas porque tiene predominante población indígena. 
Jalisco 30 de noviembre de 2018
Puebla508 de abril de 2019
Querétaro 8 de febrero de 2017
En algunos casos, no están expresados los datos porque no existen o son datos obsoletos. Créditos de la tabla: cortesía de la autora.

La alerta de violencia de género contra las mujeres fue negada en los siguientes estados (en el caso de Puebla fue aprobada en 2019): 

EstadosFecha en la que se notificó la no procedencia.EstadosAprobación de la AVGM
Puebla7 de julio de 2017.Ciudad de MéxicoProcedimiento en trámite 
Baja California19 de mayo de 2016.DurangoProcedimiento en trámite
Tlaxcala4 de agosto de 2017.CampecheProcedimiento en trámite
Guanajuato30 de junio de 2015.ZacatecasProcedimiento en trámite
Tabasco4 de agosto de 2017.YucatánProcedimiento en trámite
Cajeme, Sonora4 de agosto de 2017.Coahuila Procedimiento en trámite
Créditos de la tabla: cortesía de la autora.

El proceso que deben de seguir es presentar una solicitud para tener la AVGM, la cual, como ya se mencionó anteriormente, será mostrada por una organización civil y organismo de derechos humanos internacionales, nacionales o locales. El segundo paso es que se conforme un grupo de trabajo que atienda la petición el cual se conforma por representantes del Inmujeres,  de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM).

El tercer paso es realizar una investigación en donde se presentan las conclusiones, así como propuestas para erradicar o prevenir la violencia en contra de las mujeres con base en el trabajo de campo sobre el territorio que solicitó la AVGM, esto se presenta en un Informe y se entrega a la SEGOB. 

Después de todo el proceso se analizan las acciones del Estado así como de los grupos de trabajo. De acuerdo con esto, la SEGOB toma la decisión de declarar o no la AVGM en determinada región. 

En la región donde vive Rocío está activada la AVGM, sin embargo, ella se ha enfrentado a múltiples violencias como la económica y patrimonial ya que su expareja la ha intentado desalojar de su vivienda e incluso vendió la papelería que era un sustento financiero para su familia. Asimismo, reportó a las autoridades que su agresor quería ingresar a su vivienda, sin embargo, la llamada quedó en una cifra más porque estas nunca llegaron a su domicilio. Muchas mujeres más han sido agredidas e incluso ha aumentado la violencia, por lo tanto, es pertinente mostrar datos que lo comprueben.

*Nota: La historia narrada es real sin embargo, el nombre fue modificado para resguardar la identidad de la víctima. La mayoría de las cifras se presentan están sustentadas por datos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.


Este texto es la primera parte de una investigación realizada por Asenet Nava. Para leer la segunda parte, haz clic aquí.

Asenet Nava

Comunicóloga en potencia, activista y tallerista de temas relacionados con problemáticas sociales. Amante de las letras y la política. 

Un comentario en “Somos más que cifras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s