Lady Bird de Greta Gerwig: de musa indie a creadora con voz propia

Cultura
Cine

Por Martha Vidal-Guirao

Cuando en 2017 Greta Gerwig presentó al mundo su ópera prima en solitario, Lady Bird, las críticas parecían unánimes: “Simplemente irresistible”, decía Rolling Stone; “Perfección”, ratificaba el New York Times. En un momento, la película llegó a alcanzar la puntuación máxima (100%) en Rotten Tomatoes, y rompió un nuevo récord al ser el título con más reseñas positivas de la página. Había otro aspecto, sin embargo, que todos remarcaban: la reinvención de Gerwig como cineasta después de su pasado como actriz. La anteriormente conocida como la musa del indie o del mumblecore ahora era creadora. Gerwig no se había resignado a ser objeto de inspiración de un joven artista frustrado, sino que había decidido contar historias con voz propia y dirigirlas. Y el mundo estaba listo para ello.

¿Qué hace a Lady Bird tan especial? En palabras de A.O. Scott para el New York Times: “puede que pienses que ya has visto esto antes. Y probablemente sí, pero nunca de esta manera”. Christine McPherson “Lady Bird” (un nombre dado a ella misma por ella misma) está harta de su vida en Sacramento. Desea ir “a donde está la cultura, como Nueva York, o al menos Connecticut o New Hampshire, donde los escritores viven en el bosque”. Desea vivir nuevas experiencias más allá de aquella rutina que desprecia. Así, pasa por alto los esfuerzos de su madre para mantener la familia a flote, la depresión de su padre o los problemas de su mejor amiga. Poco a poco, logrará todo aquello que ha deseado: su primera experiencia amorosa y sexual, entrar en una escuela de artes liberales en Nueva York, ir a las fiestas con los chicos más populares del instituto.

Fotograma de Lady Bird de Greta Gerwig, 2017. © IAC Films

Pero no es oro todo lo que reluce. Más que devastadoras, estas nuevas vivencias son decepcionantes porque no son tan grandilocuentes como nos han prometido muchas películas. Ahí radica la astucia de Gerwig: toma una historia aparentemente conocida y le da un enfoque fresco y creíble. Bebiendo del mumblecore, rinde homenaje a “los pequeños momentos previos a los grandes acontecimientos”, como conducir por su ciudad natal recién aprobado el examen de conducir. Muchas veces, como Lady Bird, nos damos cuenta de ello demasiado tarde. Valoramos a los nuestros, nuestra ciudad, que tan pequeña se nos había quedado, cuando estamos a centenares de kilómetros cumpliendo nuestro supuesto sueño.

La magia de Lady Bird, pues, no está en su argumento innovador, sino en su forma de presentarlo. Tras ver la misma historia una y otra vez contada por adultos que poco parecen entender a su protagonista, llega Gerwig, quien se implica con sus personajes y se esfuerza por conocerlos a fondo. Ella, al contrario que otros creadores del género adolescente, sí entiende a su Lady Bird. Tal y como dice ella: “Nada de ello ha ocurrido de verdad, pero es todo cierto”.

Tampoco comete el error de presentar a personajes perfectos ni a iconos o modelos a seguir. Lady Bird es caótica, odiosa a veces, no sabe qué quiere de la vida, comete errores (muchos), no se deja querer por aquellos que desean lo mejor para ella y se enamora de quien quizá no lo merece. ¿Y quién no ha hecho cosas semejantes? Aquel que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Por su lado, el personaje de su madre ofrece una visión algo más profunda de “la mujer que todo lo puede” a la que nos tiene acostumbrados Hollywood. Por primera vez, aquella ama de casa perfecta, aquella madre pesada, tiene derecho a quejarse y descubrimos qué pasa por la cabeza de todas aquellas esposas abnegadas, de aquellas madres insistentes y sobreprotectoras con las que el cine adolescente nos ha saturado.

Fotograma de Lady Bird de Greta Gerwig, 2017. © IAC Films

Tal trabajo en el guion sería inútil sin unas actuaciones y una dirección impecables. La colaboración entre actores y directora, cuenta el equipo, fue fluida y fructífera. Saoirse Ronan (Lady Bird) destaca que, aunque Gerwig tenía muy claro en todo momento qué producto quería presentar al mundo, les dejó total libertad para experimentar y hacer tan suyo el personaje como quisieran, lo cual, considera, “indica mucha valentía”. En los papeles secundarios brillan Beanie Feldstein, Timothée Chalamet y Luca Hedges como la mejor amiga de Lady Bird y sus intereses amorosos, respectivamente. Laurie Metcalf es el contrapunto perfecto de Lady Bird, esa madre a la que odia y ama simultáneamente.

Y, por supuesto, Saiorse Ronan, nominada al Oscar por su actuación. “No es mejor actor el que más llora, sino el que mejor se muestra conteniendo las lágrimas”, dice Antonio Banderas en Dolor y gloria (Pedro Almodóvar, 2019). Efectivamente, Ronan demuestra que no es necesario hacer una actuación histriónica para transmitir un personaje como Lady Bird en toda su complejidad. Lejos de resultar antipática u odiosa, logramos entenderla y hasta esbozar una sonrisa cuando al final, a pesar de todo, se encuentra a sí misma.

Martha Vidal-Guirao

Barcelona, 1998. Licenciada en Lenguas y Literaturas Modernas con mención bilingüe en alemán y ruso por la Universidad de Barcelona. Adicionalmente, ha recibido formación actoral en el Estudio Nancy Tuñón-Jordi Oliver y cuenta con diez años de experiencia en el mundo del teatro amateur.

Ha publicado relatos cortos en castellano y catalán, entre ellos destacan: La motivació equivocada (finalista del concurso literario Jocs Florals Escolars de Barcelona 2016), Quid pro Quo (segundo premio del concurso Lletres Joves en la categoría novela barcelonesa) y Ho sento, no és res personal (tercer premio del concurso Lletres Joves en la categoría novela negra). Desde 2018 es columnista para la Revista Primera Página, donde publica sobre el papel de la mujer en la Edad de Oro de Hollywood. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s