Somos semillas de apoyo

Género
Créditos de la imagen: cortesía de la autora

Por Aurora Orozco

Como resultado de la violencia de género que las mujeres hemos sufrido a lo largo de la historia, ha sido necesario crear redes de apoyo entre nosotras. Estas pueden ser amistades, personas de nuestra familia o ambas. Tienen como propósito dar acompañamiento y apoyo en situaciones que lo requieran. Estas redes forman una parte vital en el proceso de sanación de las mujeres víctimas de violencia, pues llegan a ser un gran pilar en muchos aspectos que van desde lo emocional hasta lo económico.

La sororidad tiene un gran lugar en las colectividades integradas por mujeres, ya que desde nuestra posición nos es más fácil entender la situación de la otra. 

Dentro de las labores como integrante de una red de apoyo se encuentran la contención emocional y el apoyo psicológico en caso de impactos violentos o choques anímicos.

Muchas veces es complicado abordar la situación porque no tenemos el conocimiento para manejarla. Por ello, creo fielmente en la necesidad de saber cuáles son los primeros auxilios psicológicos y cómo podemos aplicarlos sin ser especialistas, solo en casos de emergencia, así como conocer los contactos de dependencias gubernamentales que dan orientación psicológica y jurídica, para complementar ese acompañamiento.

Es importante tener información clara o conocer a una persona de confianza que nos pueda brindar orientación sobre cuáles son nuestros derechos, nuestras opciones jurídicas, cómo denunciar y a qué instancias recurrir. 

Aquí algunos pasos para aplicar los Primeros Auxilios Psicológicos:

  1. Hacer estas dos preguntas primordiales: ¿en qué puedo ayudarte? ¿qué necesitas? Así se sabrán cuáles las necesidades de la afectada y se podrá comenzar a construir un diálogo sano y empático. 

  2. Proteger la confidencialidad de la víctima para generar seguridad y no vulnerarla. Esto quiere decir que las cosas que hablen deben quedar entre ustedes y no dar esa información a terceros.

  3. Evitar la revictimización. Las frases más frecuentes son: ¿por qué no hablaste antes?, ¿por qué lo permitiste?, ¿que te impedía salir de ese ciclo de violencia? Esto con el fin de no hacerla sentir culpable. Al generar estas preguntas también ejercemos violencia. Estar en un círculo de violencia es desgastante y salir de él es demasiado difícil. 

  4. Moderar nuestro comportamiento así como nuestra forma de hablar y escuchar ante todo a la víctima. No podemos reaccionar con emociones que le puedan generar intranquilidad.

  5. Respetar silencios y momentos de llanto. Tratar de utilizar frases que la hagan sentir acompañada, no en segundo plano.

  6. Ser empáticas en todo momento con las emociones de la persona que requiere nuestro acompañamiento y no juzgar nada de lo que haga o diga. 

En caso de que la persona requiera interacción física, como abrazos, y nosotras no podamos brindarla, existe la opción de llamar a alguien que sea integrante de su red de apoyo para que nos auxilie con ello.

7. Si es posible, brindar información de dependencias gubernamentales que puedan darle una orientación psicológica y jurídica especializada. Reitero, debe ser información que nosotras tengamos clara.

8. No dar  falsas promesas en lo referente a posibles soluciones u otras formas de actuar, ya sean denuncias públicas o ante una autoridad e incluso sobre atención psicológica; pero sí información verídica en caso de que se requiera. Así también se da seguridad a la víctima.

Nuestro autocuidado es indispensable y necesario, pues hay hechos que nos desestabilizan por motivos y situaciones que hemos pasado, o simplemente el escenario es muy fuerte para nosotras. Si no te sientes estable emocionalmente para brindar apoyo y acompañamiento, también es válido darte tu espacio y decir no. Nuestros sentires también son legítimos. Si este llegase a ser el caso puedes brindar estos números de apoyo psicológico en línea:

  • Asesoría Psicológica de la Secretaría de las Mujeres

Brindan asesoría legal y psicológica con perspectiva de género. Posteriormente, canalizan a la persona a otras dependencias para atención especializada. 

55 5276 6887    Lunes a Jueves de 9:00 a 17:00 h

55 5276 6889    Viernes 9:00 a 15:00 h

  • CDHCM Línea de Atención Telefónica para Mujeres Víctimas de Violencia

Escuchan a las víctimas de violencia a través de llamadas telefónicas, mensajes de texto o WhatsApp, para poder denunciar o brindar la asesoría que requieran.  

55 3335 0082    24 h los 362 días del año

  • Atención a Mujeres en Situación de Violencia

Atención gratuita y confidencial. Atienden necesidades psicológicas, jurídicas, informativas y canalizan a las víctimas a las dependencias correspondientes para atención especializada. 

800 108 40 53    24 h los 365 días del año

También es posible llamar a otra persona que integre la red de apoyo de quien está solicitando ayuda, para brindarle contención y acompañamiento.

Estos pasos deben ser aplicados en las primeras horas tras el impacto. Se debe tener en consideración que posterior a las 72 horas ya no son aplicables y  se tiene que acudir con un especialista que le pueda dar la contención psicológica necesaria. 

Para concluir, hay dos puntos fundamentales: no vulnerar a la víctima y primar nuestro autocuidado ante situaciones que puedan representar un riesgo. Los sentires de todas son igual de importantes.

El acompañamiento es una responsabilidad que solo nosotras podemos tomar y nadie debe delegarnos. Justo por este motivo, debemos tener presente que lo principal es respetar la confianza que se nos está dando y proteger la confidencialidad de la víctima. 

No eres menos valiosa por no acompañar. 

No estás sola.


Estos conocimientos son resultado de diversos cursos de contención impartidos por dependencias enfocadas en brindar información sobre el tema, no soy psicóloga ni especialista, mi propósito únicamente fue plasmarlos y compartirlos para crear redes sanas informadas.

Aurora Montserrat Cruz Orozco

Soy activista del movimiento feminista y actualmente estudio de forma autodidacta. Estoy interesada y enfocada en divulgar información que nos ayude colectivamente como mujeres para crear espacios y lazos sanos. Mi meta es estudiar Derecho e informar a mujeres que no tengan acceso a medios de divulgación digitales. Siendo así, semillas de apoyo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s