Llorar

Reflexiones
Créditos de la imagen: Estefanía Cervantes

Por Estefanía Cervantes

Llueve. Las lágrimas caen como las gotas de la lluvia en la ciudad, que la llena de un color melancólico. Lágrimas con sabor amargo en la boca, una tras otra. Lo inundan todo: la cocina, la sala, el estudio. Mojan la almohada blanca, que se convierte en una cómplice del sentimiento, que la abraza y la hace sentir acompañada en su desahogo. 

Llora por el amor imposible, por la amistad perdida. Llora por el ser querido que no volverá a ver porque se ha ido para siempre. Por la tristeza y la alegría excesiva que la rodea. Llora y comprende que se desbordará como un río, porque aquello que siente, esa maraña de emociones, la obliga a cerrar los ojos y sacar ese llanto para no ahogarse. Llora y suspira. Una y otra vez.

Llora y siente más dolor que ayer. Lo hace porque quiere aferrarse a él para dejarlo ir después. Derrama cada lágrima esperando que así también se limpie su alma. Suspira profundamente cada que puede, porque siente que se queda sin aire, sin vida. Al cabo de un rato, respira profundamente. Inhala. Exhala. Pero vuelve a sentir ese mar impetuoso que no encuentra la serenidad. La tormenta la ha dejado a la deriva. Vuelve a suspirar.

Sigue lloviendo afuera. Los rayos de la tormenta se oyen cada vez más frecuentes. Su luz invade la estancia oscura. Todo es humedad y frío. Las gotas se vuelven más gruesas. Golpean las ventanas con una fuerza violenta. Golpean su cara y su regazo empapado de ese líquido amargo que ha salido de sus ojos hinchados. Llora y ya no sabe cómo detenerse. 

Los truenos muestran su fuerza. Rugen y retiemblan cada pared de su refugio. Espera a que caigan otros, para así gritar al unísono con ellos y convertirse en partícipe de la tempestad que pareciera arrasar con todo. Se mira al espejo. No se reconoce cuando llega el momento de hacerlo, pero sí ve reflejado el ímpetu de su propia tormenta. Grita en repetidas ocasiones. Algunas veces escucha su voz. Algunas otras no sale sonido alguno, pero puede sentir la fuerza que sale de su pecho para ello.

De repente, calma. Calma en el exterior y calma en su interior. Ya no quedan lágrimas, ya no quedan gritos. Solloza pero no derrama llanto alguno. La respiración regresa a su ritmo normal, poco a poco. Se toca el pecho para sentir el latido de su corazón, también se ha tranquilizado. A través de la ventana, puede ver cómo el cielo comienza a abrirse y mostrar algunos rayos del sol. Ese tono melancólico de esa caótica ciudad da paso a un brillo especial. Mira a las personas salir. Algunos caminan con lentitud, mientras disfrutan la frescura que la tempestad dejó a su paso. Otros se muestran más apresurados, como si vaticinaran más lluvia. 

Se vuelve a mirar al espejo y por fin se reconoce en él. Moja su cara con agua helada, que le interrumpe sus pensamientos. Ve sus ojos. Lo hace de manera intensa. Ve reflejado su interior. El diluvio ha pasado, el mar está en calma, el río ya no se desbordará. Al menos no por esta vez.

Cierra los ojos. Respira hondo una vez, dos veces y así hasta que es una con esta. Después de todo, siente paz, siente que su interior se ha tranquilizado. Llorar sana. 

Y así, espera a la siguiente tormenta, para volver a ser una con ella.


Estefanía Cervantes

Comunicóloga en proceso por la UNAM. Está decidida a ser periodista. Le interesa desarrollar temas sobre seguridad, derechos humanos y crisis climática. Ama la investigación, la fotografía, mirar las estrellas y el buen vino. Su sueño más loco es convertirse en documentalista. Siempre lleva un libro en la bolsa. Adora que sus amigos le pidan recomendaciones de cine y música. Escribir se ha vuelto su más grande pasión. Tiene un gato llamado Magnus.

Un comentario en “Llorar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s