La mujer que sabía leer: pulsiones sexuales en un ambiente bucólico

Cultura
Cine

Por Abril Peña

El género romántico siempre está asociado a un público femenino y sin embargo, una gran mayoría de estas películas están dirigidas por hombres. ¿No es curioso cómo el concepto que se tiene del amor en realidad está impuesto por ellos? Escribe Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo acerca de la mujer enamorada:

“Pero lo que sucede a menudo es que la mujer no logra transformar en un dios a ninguno de los hombres a quienes conoce. El amor tiene menos lugar en la existencia femenina de lo que a menudo se ha pretendido. […] Casi todas las mujeres han soñado con un “gran amor”: han conocido su ersatz, se han acercado a él; bajo figuras inacabadas, burlonas, imperfectas, mentirosas, ese amor las ha visitado, pero muy pocas le han dedicado su existencia”.