La mujer que sabía leer: pulsiones sexuales en un ambiente bucólico

Cultura
Cine

Por Abril Peña

El género romántico siempre está asociado a un público femenino y sin embargo, una gran mayoría de estas películas están dirigidas por hombres. ¿No es curioso cómo el concepto que se tiene del amor en realidad está impuesto por ellos? Escribe Simone de Beauvoir en su libro El segundo sexo acerca de la mujer enamorada:

“Pero lo que sucede a menudo es que la mujer no logra transformar en un dios a ninguno de los hombres a quienes conoce. El amor tiene menos lugar en la existencia femenina de lo que a menudo se ha pretendido. […] Casi todas las mujeres han soñado con un “gran amor”: han conocido su ersatz, se han acercado a él; bajo figuras inacabadas, burlonas, imperfectas, mentirosas, ese amor las ha visitado, pero muy pocas le han dedicado su existencia”. 

Before sunrise: un encuentro fortuito entre dos desconocidos

Cultura
Cine

Por Abril Peña

Hacer películas románticas que sean buenas es realmente difícil. Se ha hablado, escrito y filmado tanto acerca del amor que poder plasmarlo de una manera distinta y fresca es todo un reto para quien se lo proponga. No obstante, mis esperanzas renacieron en el género después de ver Before sunrise (1995).

Before sunrise cuenta la historia de Jesse (Ethan Hawke) y Céline (Julie Delpy), dos extraños que se conocen en un tren mientras tratan de concentrarse en su lectura y después de intercambiar unas palabras deciden pasar un día juntos en Viena antes de que Jesse regrese a Estados Unidos a la mañana siguiente. 

El padre: el laberinto de la memoria

Cultura
Cine

Por Abril Peña

La vejez y la enfermedad, ambos estadios temidos por la gran mayoría de los seres humanos. La traición del cuerpo, y en el caso del protagonista de El padre, de su mente, es una de las peores jugadas que nuestro organismo puede hacernos. Ser una carga para nuestros seres queridos se siente, además, como una doble traición.

En la cinta vemos a Anthony Hopkins, el dos veces ganador del Oscar, interpretar a su homónimo, Anthony, luchar contra su propia mente, ya que presenta síntomas de demencia, mientras vaga perdido entre los diversos cuartos que conforman su hogar en Londres. La segunda estatuilla se la ganó precisamente por este papel, en el que logra transmitir la sensación de pérdida, y cómo al llegar a la vejez, todos nos volvemos nuevamente niños: extraviados y con necesidad de cuidado.

Retablo: donde el amor permanece

Cultura
Cine

Por Abril Peña

Un retablo es una artesanía popular de la región de Ayacucho, al sur de Perú, lugar donde se desarrolla la historia. Segundo (Junior Béjar), el protagonista, es un adolescente que vive en esta localidad, en la zona más escarpada y alejada de la ciudad. 

Lady Bird de Greta Gerwig: de musa indie a creadora con voz propia

Cultura
Cine

Por Martha Vidal-Guirao

Cuando en 2017 Greta Gerwig presentó al mundo su ópera prima en solitario, Lady Bird, las críticas parecían unánimes: “Simplemente irresistible”, decía Rolling Stone; “Perfección”, ratificaba el New York Times. En un momento, la película llegó a alcanzar la puntuación máxima (100%) en Rotten Tomatoes, y rompió un nuevo récord al ser el título con más reseñas positivas de la página. Había otro aspecto, sin embargo, que todos remarcaban: la reinvención de Gerwig como cineasta después de su pasado como actriz. La anteriormente conocida como la musa del indie o del mumblecore ahora era creadora. Gerwig no se había resignado a ser objeto de inspiración de un joven artista frustrado, sino que había decidido contar historias con voz propia y dirigirlas. Y el mundo estaba listo para ello.

Skate Kitchen: amistad sobre ruedas

Cultura
Cine

Por Abril Peña

Patinetas deslizándose velozmente a través de las sinuosas pistas de skate o surcando el aire con movimientos precisos, codos raspados y mucha actitud en Skate Kitchen (2018). Esta película nos cuenta la historia de Camille (Rachelle Vinberg), joven introvertida, oriunda de Long Island y apasionada del skateboarding que, a pesar de haberle prometido a su madre no patinar más, decide aventurarse a la isla de Manhattan para intentar encontrarse con un grupo de chicas que comparten su amor por la patineta y que admira desde la pantalla de su celular en Instagram. El conjunto está integrado por Janay (Dede Lovelace), amigable y con un cabello afro de envidia; Kurt (Nina Moran), extrovertida y ruidosa; Ruby (Kabrina Adams), callada y siempre con cámara en mano; Indigo (Ajani Russell) de actitud intimidante y las gemelas Eliza (Jules Lorenzo) y Quinn (Brenn Lorenzo).

La coleccionista: seducción a fuego lento

Cultura
Cine

Por Abril Peña

Una casa rodeada de árboles cercana a las aguas cristalinas y calmas de la Riviera Francesa envuelta en un calor estival es el escenario para que la voluptuosidad aflore en La coleccionista.

La collectionneuse (1967), por su título original en francés, nos relata principalmente las interacciones entre dos personajes: Adrien (Patrick Bauchau) y Haydée (Haydée Politoff). Él es un joven que junto con su amigo Daniel (Daniel Pommereulle) va de vacaciones a la costa sur de Francia a la quinta de un tercer amigo (que nunca aparece a cámara), donde también está como invitada Haydée. Al inicio, a Adrien le parece molesta la presencia de ésta última por la vida escandalosa que lleva debido a que él solo va en busca de unas vacaciones pacíficas.

The Wife: el fin de la abnegación

Cultura
Cine

Por Abril Peña

Me gusta leer crítica cinematográfica. Me interesa saber qué piensa otra gente de un material que yo disfruté tanto. También la busco cuando no entendí ciertas partes, referencias o el final, me ayuda a comprender eso que el realizador quiso expresar y no acabé de interpretar y, finalmente, cuando es un metraje que detesté y quiero entender qué es eso que otras personas ven que no logro apreciar. En todas estas aventuras es difícil encontrar la opinión de mujeres en sitios dedicados al cine, la enorme mayoría son hombres. Lo que hace preguntarme, ¿acaso las mujeres no tenemos nada que decir acerca de la industria cinematográfica? ¿O es que en realidad estamos sistemáticamente invisibilizadas?