Rompiendo las cadenas

Reflexiones
Reflexión

Por Yeremy N. Rodríguez

Créditos de la imagen: cortesía de la autora

“Para poder romper nuestras cadenas
hay que darnos cuenta de que las tenemos,
para poder entenderlas y al liberarnos
no volver a caer en ellas”.

-Yeremy N. Rodríguez

¿Qué tan habitual es para la mayoría de nosotros madrugar? ¿Qué tanto lo es desvelarse e incluso sufrir, sacrificar tu persona, tu estabilidad, tu libertad o tu propia felicidad? ¿Cuándo el despojo de todo esto y más  se convirtió en un hábito impuesto? Estos son condicionantes para poder “crecer” en un mundo donde el orden social ya fue establecido desde antes de nuestro nacimiento, el cual ya tenía planeado lo que podríamos o no llegar a tener, sentir, hacer y ser, como si de una trampa se tratara; donde cualquier camino que pudiéramos tomar tuviera el mismo final, aunque en diferente magnitud, uno tras otro, cada vez peor. Por supuesto, existen las escasas excepciones de superación económica extrema que son la carnada perfecta para mantener a todos controlados y dándolo todo  por tener la misma oportunidad que ella o él pudieron obtener.

Whitexicans: la minoría privilegiada en México

Sociedad
Ensayo

Por Sofía Escalona

Al parecer a muchas personas aún no les queda claro que México es un país pluriétnico (riqueza y diversidad de etnias). La directora adjunta de Vinculación, Cultura y Educación del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Tania Ramírez Hernández, advierte que la discriminación estructural es un conjunto de prácticas en las cuales se vulneran los derechos, los servicios básicos, la educación y el acceso a la justicia a personas morenas, indígenas y afromexicanas, además de que el sistema de relaciones de dominación por parte de una minoría sobre el resto de la población se fundamenta gracias a los privilegios que unxs cuantxs sí pueden gozar. 

La desigualdad en México por la pandemia del SARS-Cov-2

Sociedad
Ensayo
“Ciudad de México antes de la pandemia”. Créditos de la imagen: Nohemí Fernanda

Por Nohemí Fernanda

A principios de este año, México y el mundo recibieron la noticia de que una enfermedad letal estaba atacando la región de Wuhan en China, que iba dejando un número inimaginable de muertos a su paso y que a la vez ponía en confinamiento al resto de sus habitantes. Esta realidad no tardó ni tres meses en esparcirse por todo el globo terráqueo y hacer de esta pesadilla la realidad de todos o la mayoría de los países.

Educación y pandemia: ¿Estudiar es un privilegio? (entrevista)

Sociedad
Entrevista
Créditos de la fotografía: Philipp Katzenberger

Esta entrevista es la segunda parte del reportaje “Educación y pandemia: ¿estudiar es un privilegio?” de la misma autora.

Por Asenet Nava

Las historias de Pamela y David (contadas en la primera parte de esta investigación) son dos entre miles que continúan encontrando dificultades en el aprendizaje a distancia gracias a las medidas implementadas por la Secretaría de Educación Pública (SEP) a causa de la pandemia por COVID-19. Pero no son los únicos que tropiezan con obstáculos, profesoras y profesores deben hallar la manera de seguir impartiendo sus clases, a pesar de la brecha digital y los recursos económicos.

La siguiente entrevista, realizada a la profesora Sandra Núñez García (quien es cercana a las historias de Pamela y David) visualiza el esfuerzo de las profesoras y profesores para que su alumnado adquiera el aprendizaje. Sin embargo, en su mayoría no cuentan con la infraestructura necesaria para lograrlo. De alguna manera, gran parte de sus estudiantes sufren de las brechas digitales y económicas en mayor o menor medida, desde aquellos que no cuentan con una computadora hasta los que tienen una deficiente conexión a internet

Educación y pandemia: ¿Estudiar es un privilegio?

Sociedad
Reportaje
Créditos de la fotografía: Fundación Elosúa Rojo

En reconocimiento por su gran labor a todas las profesoras de México;  en especial a mi madre.

Por Asenet Nava

Pamela platicaba en la escuela con su amiga Sarai sobre cosas que usualmente se hablan en la secundaria. Ninguna de las dos se imaginaba que el virus del que tanto escuchaban llegaría a México antes de lo esperado. Tampoco cruzaba en la mente de ningún profesor o profesora que no volverían a las escuelas en los próximos meses. Cuando sonó la campana del receso, todos los niños salieron a comprar comida o a comer lo que sus mamás les habían preparado en la mañana. Pamela buscó en su mochila, no había rastro de alimento. Su estómago gruñía, sentía un vacío, necesitaba alimentarse, así que acudió con la profesora Sandra en busca de dinero para poder desayunar (usualmente los docentes encargados de la cooperativa brindan un apoyo para el almuerzo de quienes lo necesitan).