Un monstruo sin cabeza

Ensayos ganadores

Por Liliana Magdaleno Horta
Mención honorífica del Concurso Nacional de Escritura para Mujeres Universitarias 2021

Tenía once años cuando mi cuerpo empezó a cambiar. Mis amigas me lo hicieron notar con un par de comentarios incómodos. Éramos unas niñas, pero a mí me estaban creciendo los pechos y a ellas no. Intentaba disimularlo con playeras amplias de Winnie Pooh, pero era un camino sin retorno: ese año llegó mi menarca. Del griego μήν (mes) y αρχή (principio), el término menarca se usa para denominar la primera menstruación en la vida de una mujer, la primera vez que te baja. Recuerdo con claridad cómo al terminar de orinar vi la sangre en la taza del baño y, con más vergüenza que miedo, fui a contarle a mi mamá. Yo había visto ya las toallas de mi madre y mi hermana en los cestos de basura, pero no había recibido recomendaciones sobre qué hacer cuando mi sangre bajara: en mi familia se trataba de un proceso natural que no requería muchas explicaciones. Además, era un evento significativo: mamá corrió a contarle a papá que “sus hijas estaban creciendo”. La primera menstruación está ligada de forma estrecha a la fertilidad, a la capacidad de reproducirse; yo, al igual que una gran cantidad de niñas, había sido expulsada del mundo infantil con la llegada de mi menarca. Con la sangre vinieron, entre otras cosas, más cambios en mi cuerpo, pero, sobre todo, una clase de dolor que desconocía hasta el momento, el dolor proveniente del útero.

Epidermis del yo

Ensayos ganadores

¿Tendré tiempo para hacerme una máscara
cuando emerja de la sombra?
-Alejandra Pizarnik



Por Valeria Isabel Garza Escalante
Mención honorífica del Concurso Nacional de Escritura para Mujeres Universitarias 2021

Todos sabemos que a los mexicanos nos caracterizan, entre tantos atributos y peculiaridades, nuestras fiestas y reuniones familiares. La comida y las costumbres pueden variar dependiendo de la región (como en el caso de Yucatán, donde acostumbramos romper las piñatas con el puño: no hay palo de por medio, sólo el placer de desatar tus deseos reprimidos golpeando un cascarón de duro engrudo), pero hay algo que nunca cambia: en algún momento de la reunión, normalmente cuando todos ya están entrados en copas, alguien comienza a contar anécdotas o secretos (no tan secretos) familiares. En más de una ocasión yo he sido protagonista de esas historias que escucho entre carcajadas y con una cerveza en la mano. Mi preferida es cuando mi mamá cuenta que nací con el frenillo corto por lo que, literalmente, los médicos tuvieron que cortarme la lengua para poder soltármela, lo cual explicaría, según ella, porqué tengo tan suelta la lengua y rara vez me quedo callada. 

Otro escrito sobre escritura. Un ensayo de preguntas

Ensayos ganadores

Porque parece […] que escribimos,
no con los dedos, sino con todo nuestro ser.
El nervio que gobierna la pluma se enreda
en cada fibra de nuestro ser, 
entra en el corazón, traspasa el hígado
.
-Virginia Woolf



Por Naxhelli Vanessa Carranza Bautista
Tercer lugar del Concurso Nacional de Escritura para Mujeres Universitarias 2021

Llega un punto en la carrera de todo escritor en que éste ha de preguntarse sobre la labor que realiza. No tengo estadísticas sobre cuántos autores lo han hecho, pero es irrelevante para la finalidad retórica que intento plasmar aquí. La tentación de reflexionar acerca del trabajo escritural se convierte a la larga en una necesidad, la cual concierne muchas veces a la propia identidad. La pregunta es la misma que nos hacían a manera de acertijo cuando éramos niños: ¿qué fue antes: el huevo o la gallina? ¿Qué viene antes y qué después?, cuestión cuya respuesta ha de distinguirse por ser de tendencia evolucionista o simplemente circunstancial. Es decir, ¿a partir del punto A se deriva el B y a partir del B, el C? ¿O es que A, B y C existen independientes a la existencia del otro? Dudas tan magnas no hacen sino encerrar una angustia del desconocimiento de lo más pequeño e inmediato: uno mismo. Hay, claro, quienes dedican buena parte de su vida buscando respuestas para su propio actuar, señales que denoten una naturaleza en común a los seres humanos. Y entonces se lanzan a clamarla, a gritarla en ciudades y riscos, y puede que al final se resignen con amargura al notar que nadie los oye. Ah, ¿pero qué estoy haciendo? Heme aquí, a punto de soltar una verdad que calle a todas las demás, una verdad que sea la Verdad, con la que pueda regocijarme frente a los ojos de filósofos. Sin embargo, he perdido la oportunidad. Comencé a imaginar la figura de un marginado de fábula, que muere como el hombre más consciente de todos y a quien nadie está dispuesto a escuchar. ¡Una historia! 

Entre senderos y retales

Ensayos ganadores

Por Bárbara Guadalupe Contreras Gómez
Segundo lugar del Concurso Nacional de Escritura para Mujeres Universitarias 2021

I. De la sensual fascinación a fragmentarse en palabras

Hace poco descubrí a la escritora mexicana Margo Glantz en un intento de lo que, ahora reconozco, fue más bien una búsqueda desesperada por encontrar textos de una mujer en los que pudiera reconocer mi propia escritura. Me escudé académicamente bajo una supuesta investigación para encontrar el hilo de la escritura fragmentaria de las mujeres en México. Hasta entonces siempre había supuesto que mi escritura estaba incompleta, que los fragmentos de textos que arrumbo todos los días en el fondo de las cajas de zapatos no son otra cosa que vanos intentos de textos de largo aliento, evidencia de mi incapacidad de escritura más allá de una o dos páginas cuanto mucho. Mi descubrimiento me llenó de la misma emoción que recorría mi cuerpo cuando de niña en el kínder me topaba con un insecto, y pensaba que era la primera en descubrir esas alas de color verde metálico. ¡Glantz escribe fragmentos!

Stalkear

Ensayos ganadores

I know myself well enough to say that the searching itself is a particular method:
I look to figure out why I’m looking.

-Lia Purpura, All the fierce tethers



Por Ivana Melgoza Macías
Primer lugar del Concurso Nacional de Escritura para Mujeres Universitarias 2021

Stalkear proviene del verbo “to stalk” en inglés. Según el diccionario de Cambridge refiere tanto a acechar o seguir de cerca los pasos de otro sin ser visto ni oído, como al tallo principal de una planta donde convergen ramas, hojas o frutos. Stalkear suele pensarse como una acción con sentido, como parte de una estrategia o de un acercamiento inminente, Pero cuando navego por el perfil de alguien conocido, un amigo lejano o la exnovia de algún amigo o expareja, le doy click a fotografías de países que no conozco con personas desconocidas y ausentes. No pienso entablar un contacto más allá de esta observación segura y de este morbo autosuficiente de datos sin sentido. Stalkear es también una forma de vagabundeo. Los caminos trazados entre hipervínculos e imágenes tienen algo de azaroso, de dar vuelta en la primera esquina sin pensar demasiado en las razones prácticas de cada decisión. Uno espera descubrir algo sin saber con exactitud qué es aquello que se busca, uno está abierto para que suceda el hallazgo imprevisto. 

Yo digo: ninguna actitud machista es “micro”

Género
Ensayo
Créditos de la imagen: Molly Belle en Unsplash

Por Virginia Trejo Zarate

Tal y como lo refiere el autor Luis Bobino en su artículo sobre los “Micromachismos”, los hombres de hoy en día, en pleno 2021, ya no ejercen la violencia hacia las mujeres de la misma forma en que lo hacían sus congéneres hace apenas, digamos, un siglo. 

Entre la realidad y el deseo: ¿es posible alcanzar la positividad corporal?

Sociedad
Ensayo
Créditos de la imagen: Billie en Unsplash

Por Dulce María Perea

“La ‘liberación del cuerpo’ sólo será efectiva
cuando haya desaparecido la preocupación
por el cuerpo”.
—Le Bretón

Finalmente nos hemos adentrado en el siglo XXI. Poco a poco abandonamos la sensación de una nueva era, hemos sobrevivido a dos décadas de transformaciones cada vez más aceleradas en la mayoría de los ámbitos sociales, políticos y culturales del mundo. Es decir, hace veinte años, ¿quién se iba a imaginar que Los Simpsons predicaron la caricaturesca —y ahora grotesca— idea de Donald Trump como presidente de la principal potencia política y militar del planeta? 

En defensa de la sociología de la religión

Sociedad
Ensayo

Por Jimena Albarrán

Desde los comienzos de la institucionalización de la sociología, las grandes figuras de la disciplina abrieron un abanico de interpretaciones acerca de uno de los temas más ligados a la humanidad: la religión.

En la actualidad, nos vemos rebasadas y rebasados por los destellos de la tecnología y el sinfín de manifestaciones cotidianas del capitalismo en nuestra vida consuetudinaria e incluso íntima. No está de más mencionar que los procesos de secularización han tenido distintos impactos en las sociedades, aun así, el fenómeno religioso no ha desaparecido. “Secularización no equivale a desacralización” (Ramos, 1999: 193).

La desigualdad en México por la pandemia del SARS-Cov-2

Sociedad
Ensayo
“Ciudad de México antes de la pandemia”. Créditos de la imagen: Nohemí Fernanda

Por Nohemí Fernanda

A principios de este año, México y el mundo recibieron la noticia de que una enfermedad letal estaba atacando la región de Wuhan en China, que iba dejando un número inimaginable de muertos a su paso y que a la vez ponía en confinamiento al resto de sus habitantes. Esta realidad no tardó ni tres meses en esparcirse por todo el globo terráqueo y hacer de esta pesadilla la realidad de todos o la mayoría de los países.

El fútbol en México también es una lucha feminista

Deportes
Ensayo
Créditos de la imagen:  Cuenta oficial de la selección mexicana @miseleccionm

Por Miranda Coranges

El fútbol es un deporte que, históricamente en México, se ha concebido para hombres pese a que han existido intentos de formalizar el fútbol femenil, por ejemplo, la creación de un torneo de copa no oficial que se llevó a cabo en la Ciudad de México en 2015 y 2016, con la participación de 16 equipos conformados por jugadoras de sus fuerzas básicas (Medio Tiempo, 2016). No es hasta diciembre de 2016, 74 años después de la creación de la liga varonil, que Enrique Bonilla, presidente de la Liga BBVA MX, anunció que el fútbol femenil se profesionalizaría en México, con la creación de una liga de primera división (Animal Político, 2016).