Inventarse vidas es otra forma de vivir

Creación Literaria
Imagen cortesía de la autora

Por Karen Uribe

Si dentro de cuarenta años me hicieran las preguntas ¿quién fuiste?, y ¿en qué te has convertido? Probablemente sabría la respuesta. O al menos eso espero, porque ahora tengo la certeza de las partes que componen lo que soy. Soy imaginación. Mi cuerpo entero lo es. No me refiero a la creatividad artística que parece encontrarse contenida en un grupo selecto de mujeres, o a la inspiración repentina que aparece cuando más lo necesitas, como figura en las películas de Hollywood. Soy el tipo de pensamientos intrusivos que se cuelan en las noches cuando estoy a punto de dormir. Soy el tipo de imaginación que le encanta soñar despierta e inventarse historias de ensueño mientras camina por la calle con altas probabilidades de tropezar.