Un día, un mes, una vida… un trastorno diagnosticado y una crisis

Reflexiones
Reflexión
Créditos de la imagen: Suzy Hazelwood en Pexels

Por Anayansi Valdés

Una noche de insomnio, pesadillas y dudas nunca será la mejor aliada.


Abrir los ojos resulta difícil, tengo que levantarme de la cama y seguir con la rutina. Así que lo primero que haremos hoy es tomar una ducha rápida para no desperdiciar agua y para no comenzar a pensar en cómo accidentalmente podría resbalarme y morir por un mal golpe. ¿Entraría mi madre al escucharme gritar? ¿Y si aún no despierta? ¿Qué sentido tiene preocupar a mis padres por mi estupidez? Mis mascotas, ¿notarían mi ausencia? Esa canción es bonita y suena a una buena canción antes de morir por alguna causa estúpida, PAUSA, nada de eso va a pasar así que mejor me apresuro a secar mi cuerpo y desenredar mi cabello. 

Lady Bird de Greta Gerwig: de musa indie a creadora con voz propia

Cultura
Cine

Por Martha Vidal-Guirao

Cuando en 2017 Greta Gerwig presentó al mundo su ópera prima en solitario, Lady Bird, las críticas parecían unánimes: “Simplemente irresistible”, decía Rolling Stone; “Perfección”, ratificaba el New York Times. En un momento, la película llegó a alcanzar la puntuación máxima (100%) en Rotten Tomatoes, y rompió un nuevo récord al ser el título con más reseñas positivas de la página. Había otro aspecto, sin embargo, que todos remarcaban: la reinvención de Gerwig como cineasta después de su pasado como actriz. La anteriormente conocida como la musa del indie o del mumblecore ahora era creadora. Gerwig no se había resignado a ser objeto de inspiración de un joven artista frustrado, sino que había decidido contar historias con voz propia y dirigirlas. Y el mundo estaba listo para ello.

Inventarse vidas es otra forma de vivir

Creación Literaria
Imagen cortesía de la autora

Por Karen Uribe

Si dentro de cuarenta años me hicieran las preguntas ¿quién fuiste?, y ¿en qué te has convertido? Probablemente sabría la respuesta. O al menos eso espero, porque ahora tengo la certeza de las partes que componen lo que soy. Soy imaginación. Mi cuerpo entero lo es. No me refiero a la creatividad artística que parece encontrarse contenida en un grupo selecto de mujeres, o a la inspiración repentina que aparece cuando más lo necesitas, como figura en las películas de Hollywood. Soy el tipo de pensamientos intrusivos que se cuelan en las noches cuando estoy a punto de dormir. Soy el tipo de imaginación que le encanta soñar despierta e inventarse historias de ensueño mientras camina por la calle con altas probabilidades de tropezar.