Rosas Blancas

Reflexiones

Por Carolina Aguilar

A pesar de los meses sigo pensando en qué rara se siente la ausencia, y lo difícil que es estar lejos. He vuelto a sentir esa impaciencia que años atrás sentí en otra circunstancia. Ráfagas en el pecho, sensación de extravío. Volteo alrededor, como si esperara que alguien estuviera viéndome, como si estuviera esperando un abrazo que no llega.

Pensé que ya había aliviado esa sensación, pero hace poco tuve un sueño. Se conectaron dos motores, uno aceleró. Quizá porque es julio, el mes de su cumpleaños. Esas rosas azules tendrán que esperar más tiempo, tal vez para siempre… en mi memoria. Pero tengo dos rosas blancas a lado mío. Las levanto y caen los pétalos, uno por uno.

“¡Tengo miedo! ¡Tengo temor!”

Reflexiones
Sociedad

Por Viridiana Rios Pineda

-¡Tengo miedo! ¡Tengo temor!

-Calma, ya estoy aquí contigo.

– Esta situación me estremece el corazón.

– Te comprendo, imagino tu sentir, yo también lo tengo. ¿Sabes?, debo decirte algo importante, lo que ahora soy te lo debo a ti y aunque no nos conocemos son cinco años durante los cuales estudié enfermería. En ellos sacrifiqué más de lo que tu mente pueda representar, fueron momentos especiales con familiares y seres queridos, fiestas, inclusive mis descansos. Mi motivación principal fue poder acompañarte en este momento, brindarte lo mejor de mí, con calidad y calidez, con empatía y sobre todo amor, para de esa forma aplicar mis conocimientos. Tranquilo, mi objetivo principal siempre fue este, estar contigo hasta el último latido.

En una ciudad como la mía…

Reflexiones
Género

Por Daniela Ramírez

Les contaré lo que sucede en una ciudad como la mía. No sólo es mi historia, sino la de muchas mujeres que viven en mi ciudad. 

Tiempo atrás, me encontré con una mujer de aproximadamente 34 años de edad, quien se enteró que sería mamá por segunda ocasión. Ella imaginaba que esta vez podría dar a luz a un niño, ya que su primogénita era una niña de cinco años. Deseó que su bebé fuera un niño, pues las niñas sufrían mucho, así como ella y su hija, como sus hermanas, su mamá, sus primas, amigas y todas las mujeres que viven en una ciudad como la mía.

Reflexión del amor

Reflexiones
Género

Por Crezia Mondragón

Desde que era pequeña me dijeron que el amor es cuando no puedes vivir sin la otra persona. Las películas me enseñaron que algún día llegaría mi príncipe, yo le serviría y pariría a sus hijos. A los hombres se les enseñaba algo igualmente enfermo, se les decía que no lloraran, que tenían que proveer para la familia, que habría que ser masculinos. Eso nos ha arruinado a muchos. Sin embargo, no lo entendí hasta que alguien me dijo: “Quiero ser el Romeo de tu Julieta”. Estoy segura de que en su mente sonó como lo más romántico que alguien haya dicho pero para mí fue aterrador y me dije: “¿Qué historia de amor puede terminar con suicidio?”. Sé bien que el ejemplo es contraproducente pues estrictamente hablando Romeo y Julieta es una obra dramática. No obstante, en mi experiencia la gente toma estos referentes como historias de amor y lo mismo sucede con películas como La bella durmiente donde un extraño besa a una mujer dormida porque le pareció bonita ¿Acaso no es alarmante que consideremos esto como amor? Algo aún más tétrico es esa horrible costumbre de preguntarle a los niños: ¿Y el novio?, ¿y la novia?