Tres mujeres… tres historias pintadas de violencia

Género

Por Priscila Torres.

He descubierto que los seres humanos están llenos de misterios. Que al tener tiempo de conocerlos te pueden regalar gratas sorpresas o un mal sabor de boca. ¿Por qué escribo esto? Contaré las historias. Muchas mujeres han sido víctimas de hombres con cara de cordero, pero con intenciones tan macabras que ni el mismo diablo tiene. Han experimentado cualquier tipo de violencia que las ha llevado a caer tan bajo y creer que se merecen la miseria . ¡No es así!

***

Conozco a una mujer que sufrió violencia psicológica gran parte de su vida por parte de su padre  ¡Experimentó demasiadas cosas con él! El tipo supo hacerle creer que era una tonta y la humilló tanto que se le fue olvidando cómo caminar. 

Algunos padres no recibieron el memo donde se hace mención que los hijos son para amarse y respetarse. ¡Aunque parezca increíble de creer! 

Pasando el tiempo mi amiga fue descubriendo que la historia era otra y no la que su “padre” le había contado. La veo feliz y tranquila. Va caminando para vivir su vida. 

– ¡Se puede! -me dijo llena de entusiasmo. – La fuerza llega de todos lados.

***

Una amiga muy querida vivió el acoso de un sujeto perverso. No daré muchos detalles, pues ella desea dejar cosas en el cajón del “ya fue”. El tipo tenía pareja y todo iba perfectamente bien, hasta que ella se dio cuenta que le miraba el trasero. ¡Uf! Varias fueron las ocasiones que ella lo divisó obervándole las pompas, por lo que optó por cubrirse el trasero con las manos cada vez que el maldito andaba cerca. Muy poco le importaba que su novio estuviera cerca, dado que si ella se encontraba en el mismo sitio, él se paraba muy galán y cambiaba el tono de voz,asqueroso patán. 

Todo empeoró al tener el completo rechazo de mi amiga. El tipo enfermo aumentó la dosis de intensidad a tal grado que ella llegó a pensar en irse de la ciudad para poder estar en paz. No tuvo que irse. Su familia y su novio tomaron cartas en el asunto y le pusieron un alto al desquiciado. La paranoia y el terror se hicieron parte de ella por algunos meses. Salió adelante gracias al amor, paciencia y cuidado de su novio y familia. Ella me dice que desea con el corazón que todas las chicas que están experimentando algo así logren quitarse de encima al perverso que las acecha.

***

Antes del inicio de la pandemia se mudó al edificio donde vivo un sujeto bastante peculiar con cara de poca satisfacción. Se instaló en el apartamento y a los pocos días llegó su novia. Ella es una chica menudita y al principio era seria,  como él. Con el pasar de los meses todos los vecinos comenzamos a alucinarlos, porque su falta de modales ya nos tenía con los pelos de punta.

 Tiempo después notamos que él se iba durante semanas y ella se quedaba en el apartamento. La chica era otra persona mientras él no estaba, pero cuando aparecía todo volvía a ser como antes. Yo les puse “los raritos” sin saber en realidad lo que pasaba detrás de la puerta. 

En la noche del 13  de abril comenzaron a escucharse gritos de mujer. Era la chica que le pedía en repetidas ocasiones que se fuera. Abrían y cerraban la puerta del departamento. De la nada se escuchó un golpe. Mi mamá llamó enseguida a la policía y no tardaron mucho tiempo en llegar. Esa noche salieron cosas a la luz. 

Él le era infiel y en una ocasión le pegó. ¡Tan seriecito que se veía! Transcurrieron algunos minutos y el tipo se fue. Le contó a mi mamá que se le caía  la cara de vergüenza por lo sucedido, pero eso es lo de menos. De ser diferente, podría estar en la morgue o curando sus heridas físicas. 

***

Nada de lo que he escrito es normal, ni mucho menos debe ser romantizado. No hay que pasar por alto ninguna acción de abuso por el hecho de venir de “papá”. El acoso no tiene nada de romántico, al contrario, es un acto atroz que nadie debe vivir. Vivir en pareja no implica estar encerrada en una jaula de oro, ni llenar la violencia de oportunidades.

Anhelo que todos aquellos que estén pasando por alguna situación de abuso puedan salir de ella y encontrar la luz para regresar a casa. 

Priscila Torres

Descubrió su pasión por la escritura gracias a Adriana Bernárdez. Trabajó con Anne Labrousse, escritora y fotógrafa francesa. En 2019 impartió una clase para Nike sobre cómo escribir un artículo de moda. Concursó en una convocatoria para Omasihh y sus cuentos fueron seleccionados. Actualmente imparte un taller de escritura dirigido a niños pequeños. En él, los pequeños dibujan al terminar de escuchar cuentos.

Basta, basta de abusos

Género
Reflexión
Créditos de la imagen: cortesía de la autora

Por Karina Valdés

El día de ayer salió un video de una youtuber, Nath Campos, donde hablaba sobre su historia de abuso, la cual se hizo viral y desde entonces no puedo dejar de pensar en cuantas actitudes violentas, machistas y misóginas tenemos interiorizadas.

Somos más que cifras (segunda parte)

Género
Investigación
Créditos de la imagen: cortesía de la autora.

Por Asenet Nava

Para leer la primera parte, da clic aquí.

La violencia de género es un problema grave, de hecho, los presuntos delitos de feminicidio a nivel nacional se han incrementado desde 2015, incluso, la menor cifra se presentó  en junio del mismo año con sólo 27 casos mientras que el más alto fue de 98 en diciembre de 2018. En 2015 se presentaron 411 casos, mientras que el mes con mayor número de feminicidios fue octubre con 46. Durante 2016 se registraron 650 víctimas, año en el que la mayor cantidad de feminicidios se presentó en el mes de febrero con 68 y la menor fue de 43, es decir, similar a la más alta de un año anterior.

Somos más que cifras

Género
Investigación
Créditos de la imagen: cortesía de la autora.

Por Asenet Nava

La violencia de género ha ido en aumento en los últimos cinco años a nivel nacional, a pesar de la declaración de la Alerta de Violencia de Género Contra las Mujeres (AVGM). Rocío es una mujer que fue violentada por su expareja quien noche tras noche llegaba borracho y la insultaba sin parar; además, le fue infiel en múltiples ocasiones y era tal el cinismo de aquel hombre, que paseaba a sus nuevas conquistas por toda la colonia. Mientras, despilfarraba su dinero en alcohol, sus hijas no estaban bien alimentadas. 

Mariposas de colores

Reflexiones
Créditos de la imagen: Evie Shaffer en Pexels

Por Diana León

La combi viene llena y, como siempre, un pequeño espacio es lo que me dejaron. Mientras los hombres ocupan con sus piernas abiertas un gran tramo del asiento, examino a cada uno de ellos: hay algunos jóvenes como yo y otros ya son mayores, con la mirada cansada y los sueños arrastrando. Cada uno en su mundo, imaginando, soñando, creando, extrañando, mientras cruzamos el Estado de México y llegamos a la Ciudad de México.

Navidad en cuarentena

Género
Créditos de la imagen: M. en Unsplash

Por Guadalupe Nolasco Huerta

Ciudad de México, 24 de diciembre de 2020.

A quien corresponda:

Estoy en mi habitación un 24 de diciembre acostada sobre mi cama mientras abrazo mis piernas y mis lágrimas mojan mi rostro sin cesar, en tanto que los hombres que me violentaron tienen una cena de navidad en compañía de mi familia. ¡Vaya!, qué duro resulta ser mujer en esta sociedad tan dañada. 

La violencia que no ves

Género
Ensayo
Créditos de la imagen: Robin Worrall en Unsplash

Por Alejandra Maceda

Introducción

En el mundo actual las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) tienen un papel muy importante para el desarrollo de la sociedad a través de su propia evolución. Por su definición se entiende que son: 

Todos los recursos, herramientas y programas que se utilizan para procesar, administrar y compartir la información mediante diversos soportes tecnológicos, tales como: computadoras, teléfonos móviles, reproductores portátiles de audio o video, consolas de videojuego, etc1

Hay un considerable incremento en el uso de estos recursos y, por lo tanto, una notable intervención en las actividades de la vida humana: para comunicarnos, para manejar nuestros aparatos en casa, para informarnos, para entretenernos, etc. En ese mundo virtual se abren múltiples puentes de comunicación e interacción que van en distintas direcciones y que parecieran no cerrarse, lo que implica que no dejan de ofrecer nuevas formas de ser, hacer, expresar y participar. 

Laura y el príncipe italiano

Reflexiones
Cine

Por Priscila Torres

Esperando no sacarme los ojos, vi en una plataforma una película muy poco inspiradora. Como protagonista tiene a una mujer fuerte y enérgica que se cruza en el camino de un hombre que tiene una vasta fortuna gracias a negocios truculentos.

La mujer, que se llama Laura, después de una pelea con su novio, para en un callejón y no se percata que los hombres del italiano van tras de ella. No haré el cuento más largo: Laura aparece en el castillo del hombre y éste aparentemente la somete. Lo que no me esperaba es que ella cediera a todo lo que él le propusiera.

Dejemos de romantizar la idea de que los caballeros poco románticos son los príncipes azules. Hollywood nos ha vendido el comercial de que debemos estar acompañadas para sentirnos mujeres, sin importar la violencia que pueda llegar a existir detrás de la puerta. Existen muchas maneras de demostrar amor sin seguir dándole importancia a esas ideas baratas que no son la vida real, simplemente una película.

Priscila Torres

Descubrí mi pasión por la escritura gracias a Adriana Bernárdez. Trabajé con Anne Labrousse, escritora y fotógrafa francesa. El año pasado impartí una clase para NIKE sobre cómo escribir un articulo de moda. Hace unos meses concurse en una convocatoria para Omasihh y mis cuentos fueron seleccionados. Doy taller de escritura creativa y de lectura para niños, donde los pequeños al terminar de escuchar los cuentos, los dibujan.

La voz de los cuerpos que callan

Creación Literaria
Poesía
Fotografía cortesía de la autora

Por Nabanni Pereyra Rivera

Cualquier minoría que esté en disputa por sus derechos
se la va a categorizar de violenta,
porque es parte de la lucha.
Las mujeres merecemos un lugar digno
donde podamos respirar libertad, justicia y vida.
Tenemos derecho a pensar en un futuro
lejos de la muerte y la violencia.
La atrocidad de estos días hace que estas palabras parezcan utopías.
¿Te digo qué ha pasado en las últimas semanas
o ya has saciado tu morbo mirando las fotografías de Ingrid?
Hay que ser ácido para aguantar tanto odio.